RIO DE LA MIEL (SENDA DE LOS PRISIONEROS)

Sábado 21 de octubre de 2.023.  Nos encontramos en la barriada del Cobre de Algeciras, justo enfrente del antiguo Colegio de Nuestra Señora del Cobre, con buen pronóstico del tiempo para el día de hoy. A esta hora, las 09:20, tenemos una temperatura de 16ºC, con un pico que puede llegar hasta los 23º para el final de nuestra ruta. Soleado, sin viento, y un 61% de humedad relativa del aire.

El grupo de hoy está compuesto por un total de 33 animosos senderistas, dispuestos a disfrutar de esta preciosa ruta circular enmarcada en la Sierra del Algarrobo,  por el sendero de Comares (en los mapas aparece como “Comadres”),  para enlazar posteriormente con la Senda de los Prisioneros y  descender finalmente hasta el cauce fluvial del Rio de la Miel, donde se encuentra uno de los entornos de  mayor valor ecológico del Campo de Gibraltar, en pleno corazón del Parque Natural de Los Alcornocales.

El Río de la Miel nace en la Sierra de Luna, al este de la Sierra del Bujeo, a una altitud de 350 m. Tiene un corto recorrido, de apenas 9 km., en el que atraviesa un frondoso valle de alcornoques, alisos y helechos, para pasar por la aldea de El Cobre Algeciras, donde desemboca.  Su nombre procede de la traducción literal con el que los árabes lo bautizaron, y se piensa que puede deberse a la existencia en sus márgenes de numerosos panales de miel, o a la dulzura de sus aguas, si bien es ésta última la opción más barajada

El curso alto del río, los llamados canutos o bosques de niebla, por el que transcurre gran parte de nuestra ruta de hoy, presentan un microclima caracterizado por una muy elevada humedad, hecho que condiciona la presencia de una rica vegetación, alguna endémica de la zona como los bosques de laurisilva.  Entre las especies presentes destacan numerosos tipos de helechos y distintas especies arbóreas representantes de la flora típica del bosque mediterráneo, Entre la fauna, destaca la presencia corzos, jabalíes, ciervos, ginetas y meloncillos, entre otros, aunque nosotros no llegamos a ver ningún ejemplar.

Tras la habitual salutación del coordinador del grupo, seguida de un breve resumen sobre la ruta que tenemos por delante, y recordar las normas básicas de respeto y limpieza para con el monte, iniciamos la marcha dirigiéndonos hacia la pista terriza que da acceso al sendero del Río de la Miel. 

Caminamos 1,5 kms para tomar el desvío a la izquierda que conduce a la Senda de Los Prisioneros, cuyo sendero no obstante abandonamos 500 metros más adelante, para adentrarnos en una estrecha y serpenteante vereda a nuestra derecha, cerrada por abundante vegetación, que en sentido ascendente termina en la cordal de una loma.   Atravesamos una angarilla, desde donde apreciamos unas magníficas panorámicas del Valle del Río de la Miel y las sierras de Algarrobo, Luna y Esclarecidas, y a continuación seguimos por una senda paralela a la alambrada hasta llegar a enlazar de nuevo con dicha senda, justo en el kilómetro 3,75.

Son las 10:50, y en este punto aprovechamos para reagruparnos y tomar un tentempié antes de proseguir la marcha por la mencionada e inacabada Senda de Los Prisioneros, que finaliza a poco más de un kilómetro desde donde nos encontramos, según lo atestiguan un par de carteles informativos colocados junto a los restos de un puente sin terminar, conocido como el “Puente de los Prisioneros”. Esta senda fue mandada construir después de nuestra Guerra Civil por un batallón de presos políticos entres las Sierras del Algarrobo y el Bujeo, entre los términos de Algeciras y Tarifa.

Dejamos tan emblemático lugar y a escasos metros nos encontramos a nuestra derecha con el desvío hacia el Canuto del Río de la Miel, que transcurre por un frondoso bosque de laurisilva formado por quejigos, alcornoques, laureles, madroños, helechos, brezos, aulagas y otras especies arbóreas y plantas afines.

Hasta aquí hemos podido disfrutar de espléndidas vistas del entorno, Valle del Río de la Miel y las sierras de las Esclarecidas, Algarrobo y Luna, así como de la Bahía de Algeciras y el Peñón de Gibraltar, y un par de miradores naturales con sus correspondientes paneles informativos sobre el Valle del Río de La Miel, los cuales nos ayudan a conocer un poco mejor el entorno en el que nos encontramos

En el desvío hacia a las ruinas de la Casa de Manzanete alcanzamos la cota más alta de la ruta, 483 metros. Seguimos el sendero hacia nuestra derecha e iniciamos un largo descenso hacia el Canuto del Río de la Miel, cuyo cauce vadeamos sin dificultad alguna sobre unas piedras y troncos bien colocados en un estrechamiento del río.

A partir de este cruce nos adentramos en un sendero que asciende suavemente a media ladera en paralelo al propio río, y donde nos encontramos con un par de fuentes y oteaderos abiertos al monte.  Pasamos junto al mirador de la torreta eléctrica, a continuación, por una pequeña fuente, y al llegar a un semioculto cruce donde hay un árbol caído y podrido, nuevamente iniciamos un descenso hacia el rio, el cual volvemos a vadear para situarnos en su margen derecho, un kilómetro después de haberlo hecho anteriormente en sentido contrario.

Este sendero conocido popularmente como el de Las Pozas y Cascadas, está jalonado por cuatro bellos saltos de agua, entre las que destaca la espectacular Cascada de la Cola de Caballo y su bonita poza, el cual discurre por un bellísimo bosque de galería donde la frondosa vegetación de ribera lucha buscando la luz solar, y que en algunos cortos tramos nos obliga a ciertas trepadas y destrepes para salvar ciertos desniveles rocosos y algo resbaladizos.

Finalmente llegamos a la de “Poza de la Chorrera de la Miel”, en honor al salto de agua que la mantiene durante todo el año, siendo la más apreciada para el baño. Volvemos a vadear el río fácilmente, por tercera y última vez, sobre las rocas que delimitan el contorno de dicha poza, y volvemos a situarnos en su margen izquierdo.

Estamos en el kilómetro 9,18 de nuestra ruta, son las 14:08, y qué mejor sitio para descansar y reponer fuerzas que en este mágico lugar, antes de encarar el tramo final de nuestra ruta siguiendo el marcado oficialmente como “Sendero del Río de la Miel”.

Tras esta breve pausa de unos 25 minutos, iniciamos el camino de regreso hacia el punto de partida a casi tres kilómetros de distancia. Pasamos por las ruinas del Molino del Águila, la Fuente de Las Niñas, cruzamos por el viejo puente romano, y salimos del canuto por el Molino de Escalona, el único que actualmente se encuentra en activo de entre todos los que en su día operaban por este río, y así llegamos a nuestros coches a las 15:24 horas.

Los datos técnicos de la ruta pueden estar un poco desfigurados, dado que tuvimos que cambiar un par de veces de track para completar el itinerario que nos habíamos propuesto, y al hecho de que perdí la cobertura en un tramo de entre 300 y 500 metros. No obstante, los datos registrados en mi GPS fueron los siguientes:

 Distancia recorrida: 12,02 kms. Tiempo total empleado: 06h 01’. En movimiento: 03h 40’. Desniveles positivo y negativo: 576 y 566 metros respectivamente. Altitud mínima: 42 metros, y máxima:  483 metros.

Bibliografía: Web de la Junta de Andalucía, Espacios Naturales, Ayuntamiento de Algeciras y Wikipedia.

JMRC